Tarsius Tarsier – “La boca del culturista” (2016)

Poesía y agonía sónica.

Con dos discos en dos años, “Ceremonia de atadura de manos” (2014) y “La boca del culturista” (2016), estos chicos de Mostoles (Madrid), a los que he conocido hace dos días, ya se han ganado el hueco que hago para toda banda que de verdad lo merece en Reigns The Chaos. Su música: cruda, veloz, potente y contundente, es capaz de aplastar apisonadoras, jefes de estado y reuniones bilaterales en cámaras oscuras. España Crujía, corte perteneciente al disco que nos ocupa, es un ejemplazo de esta definición arriba descrita. Una pega antes de continuar y al igual que pasa con el primer trabajo: peca en la duración. Pero creo que esta sensación también se crea por el estilo y resolución de su música -directa y cortante-.

“La boca del culturista”, abre con Las tijeras –su intro es una maravilla- y cierra con Negatoscopio. Entre ellas y, con ellas incluidas, el nuevo trabajo de los madrileños sigue caracterizado por la rabia todopoderosa de sus instrumentos y de un vocalista feroz y aniquilador. Los tonos agudos y penetrantes, muy penetrantes, que se gasta el frontman, son la hostia. Uno se imagina estar viendo a la banda mientras escribe esta líneas, y la verdad, es que es un desajuste total psicológico y mental. Personalmente, a pesar de sonar todo como un auténtico bloque demoledor, los dos temas que he mencionado, apertura y cierre, son fabulosas piezas de crust y hardcore, hechas por absolutos líderes del cotarro en el que se mueven. Pero no pierdan audición y pongan atención a otra pieza maestra como es Quitamiedos. ¡Tremenda! Te quita el miedo, el hipo, la pobreza y hasta la fealdad de nuestros rostros. Sus 3:33 minutos de duración son oscuros, enigmáticos y atronadores. Desde el comienzo con una instrumentalización más calmada, pero dejando marcas, la voz, crujiente una vez más y, una progresión hacia el caos absoluto que, en el último minuto se vuelve veloz como la muerte que nos augura, es pura poesía agónica. Se desfallece en apenas unos segundos de aflicción y redención, pero para redención, el final del álbum.

Foto: Noe Torresano
Foto: Noe Torresano

Como decía, los acabo de conocer y me tienen atrapado y embelesado, sin poder dejarlos de escuchar. Como una nueva droga musical. Como que tienen los cojones bien puestos y se han marcado todo un discazo, diga la crítica especializada lo que quiera. Sus cuatro componentes: Javier (voz) Jesús (bajo) Pedrosa (batería) y Manuel (guitarra), demuestran ser unos animales enfurecidos con ganas de herir y comer.

Los seis temas han sido grabados por Iván Ferro en Kollapse stvdio y masterizados por Brad Boatright en Audiosiege (USA). El apoyo en la edición física y la distribución van de la mano de La Choza de Doe y Sr. Nadie Subcultura recordings.

Ojalá, deseo, que estos cuatro chicos triunfen como bien se lo están currando. Su propuesta resulta ser demoledora y estimulante. Nada que envidiar a nadie. Todo lo contrario.

Facebook   Bandcamp   Sello

Etiquetas
,
Escrito por
Más sobre David López

Mincing fury and guttural clamour of queer dacay – Seven – (2006)

Descripción: Lo más animal y salvaje que puedas ehcarte encima. Solamente la...
Leer más

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.