Crónica Bazooka+Muerte por mil cortes+Estricalla (19 de abril’14)

Mi segundo concierto en medio año (muy pobre, ¿no?) y donde mis ganas de desinhibirme con el metal siempre son de muy altas cotas. Esta vez el espectáculo metalero, hardcoreta, punkero fue en la ciudad de Murcia. Tres bandas que apenas conozco –las dejé para el directo– pero que me apetecían. Bazooka es la segunda vez que los veo en seis meses –y total de veces–, Muerte por mil cortes había escuchado poquitas cosas, y  Estricalla ni sonarme. Es decir, sabía lo que me podría encontrar con Bazooka, pero poco más. La cosa es que las tres horas de música en directo, donde el hardcore, rock, punk, death metal… hicieron que el garaje beat y a los allí presentes, tembláramos. Un ambiente que fue creciendo con el paso de los minutos y una música revolucionada con ganas de machacar.

Los primeros en salir al escenario fueron los chicos de Catral, Bazooka. Nuevamente, y como mi primera vez, me quedé estupefacto por la calidad de sus músicos, la brutal y contundente potencia que sacan, el sonidazo que tienen y los fantásticos cortes que allí se marcaron. Desgranaron tema tras tema dejando constancia de que son una banda seria sobre el escenario. Desarrollos aplastantes, donde el hardcore y el rock duro hicieron que los, de momento poquitos asistentes, disfrutáramos y quedáramos perplejos ante una machacona y deliciosa apertura de noche. ¡Impresionantes!

Bazooka
Bazooka
Bazooka
Bazooka

Fueron los ilicitanos/murcianos Muerte por mil cortes, los segundos en saltar. Como he dicho antes, nunca había terminado de escucharlos seriamente. Dejé que su directo me despertara y sorprendiera. Resulta, que sin ser de mi total devoción su música, completaron un set brutal y visceral. Cuarenta minutos de su mestizaje musical, estilos que andan entre el hardcore y el death metal, para seguir cimentando la noche a base de ritmos descomunales y rompedores. Banda que actuó sin bajista por problemas de enfermedad, y donde sus dos guitarristas; Julián y Elfo, su baterista; Jevi, y su vocalista; Pau, se bastaron para hacernos un poquito más dura la vida gracias a los tremendos meneos de cabeza y cervicales que allí nos sirvieron. El ambiente para esta segunda actuación creció considerablemente. Si Bazooka prendieron la estufa para arder esa noche, Muerte por mil cortes echaron tres tocones para que aquello calentara hasta fundirnos.

muerte2
Muerte por mil cortes
muerte1
Muerte por mil cortes

Los terceros y últimos de la velada fueron los vascos Estricalla, que como he dicho, ni zorra de quién eran. Me muevo por otros lares musicales, lo que no quita para apreciar uno u otro estilo. Llegados a este momento, el cuerpo y la mente estaban bien servidos de buena música. La sala estaba entonces en pleno bullicio de personal, se notaba que estos punk-rockeros tienen carrera y público. Su actuación, otra sorpresa para mí. Temas rapidísimos, directos al corazón y con un sonido magistral. No conozco su repertorio, pero se marcaron una sesión que funcionó a las mil maravillas. Desde el primer al último corte, interviniendo gente para cantar, fue todo un in crescendo sublime. Tampoco son de mi agrado absoluto, pero de nuevo, me vi sucumbido ante tal espectáculo sobre el escenario.

estricalla2
Estricalla
estricalla1
Estricalla

Gran noche sin duda alguna. Una velada que me vuelve a dar vida interior y exteriormente. Música en directo, a poder ser de mi preferencia, para ir sanando mi cuerpo y mente. Estos tres grupos el sábado pasado me hicieron nuevamente encontrarme conmigo mismo y sacar rabia de mi interior.

¡Somos libres! 

Escrito por
Más sobre David López

Cannibal Corpse – Evisceration Plague –

  Aplastante, demoledor, atronador. Ritmos capaces de levantar a un  muerto de...
Leer más

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.