Cabestro – “¿Crónica de sucesos?” (2018)

Cabestro - ¿Crónica de sucesos? (2018) - Reigns The Chaos

Valoración

9 Brutalidad
8 Calidad
8.5

Las mañanas “extremas” de Cabestro

Me quejaba yo, o directamente me indignaba o daba por inexistente la escena musical extrema en este país hace unos años. ¡Madre mía!, debo puntualizar de mis palabras lo de “hace unos años”, unos bastante años, porque desde hace otros tanto a hoy, para mí, y creo que para el resto de personas que escuchan metal extremo, todo ha cambiado para muy bien en este país. No me voy a poner a nombrar bandas ni discos ni escenas, solo que el metal extremo nacional está de dulce. Un estado de gracia que se refuerza con trabajos como el debut de los catalanes Cabestro. Grindcore, Crust, Death y Thrash directo a las venas para dejarte enganchado vivo y aleteando. Ni la heroína ni la metadona, enchufártelos y convertirte en otro cabestro malparido descontrolado y salvaje.

Cabestro se alimenta de una deliciosa combinación compuesta por religión, política, sexo, folclore y crónica social, para convertirla a su brutal manera, en un acojonante y necesitado disco de metal extremo. Los culpables no son otros que algunos conocidos ya para muchos que se mueven en este ámbito: Pere S. y Alex Y. (Vórtice), Ivan R. (Moksha, Greus [reseñaaquí, entrevista aquí] y X-milk), Gorka D. (conocido productor en The Room Studios y antiguo miembro de la banda de Pop CYAN) y Fiar (Foscor). El quinteto, en diez cortes que forma este ¿Crónica de sucesos?, demuestra de forma desmesurada su técnica, rabia, odio y visceralidad musical tanto en sus composiciones como elaboraciones de las mismas.

“Un relato satírico de la mugre que ha acompañado y definido buena parte de la crónica de sucesos y cultura de masas en la piel de toro”.

Cabestro

Desde “Andrajos” -la apertura-, donde se puede tener muy presente a Brujería, tanto por sus guitarras cortantes, machacamiento instrumental, como por el doble juego de voces, y hasta “Tiembla” -su final-, donde continua la brutalidad extrema y eficiente con una velocidad desmedida, una percusión, sinceramente, descomunal, unas guitarras nuevamente capaces de penetrarte y estrujarte los intestinos, y unas voces, que es otro de los mejores instrumentos de este álbum, son veintidós minutos de excelso metal extremo sin medias tintas. Estos chicos consiguen torturarte mente y tímpanos, habiendo pocas posibilidades de recuperación alguna.

Entre medias, temas como “Cogidas”, “El Arropiero” o “La Santa Muerte”, vienen a hacer más grande la propuesta metalera de cinco cabezas “bien” asentadas, otorgándole al álbum mucha más mala leche y salvajismo musical. En ellos, como en todo el disco, la alternancia entre el Grind, Death, Hardcore…, es constante y soberanamente exquisita. Pongamos de ejemplo “La Santa Muerte”, mi corte favorito, donde en poco más de dos minutos, Cabestro se despacha dando un recital de violencia sin igual. Pero todos los temas, tanto en duración como en propuesta, son iguales.

Sin duda, este es otro de los discos del año para Reigns The Chaos. Su mecanismo para exorcizar una crónica social que hoy día seguimos viviendo, es feroz e insultante por su calidad sonora e instrumental. Es bestia por su ejecución y enganche. Es cruel porque el oyente queda a la espera de más temas de cabestros desbocados.


Links de la banda

Facebook   Bandcamp   SoundCloud   Instagarm   Youtube

Sellos distribuidores

Discos Macarras   Violence In The Veins Merch   Abstract Emotions  The Braves Records   Sedation

Escrito por
Más sobre David López

Cliteater – Clit’ em all (2004)

Descripción Seguímos con el goregrind, o lo que es lo mismo, con...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.