Traidor – “Holocausto cotidiano” (2018)

Traidor - "Holocausto cotidiano" (2018) - Reigns The Chaos

Valoración

8.8 Contundencia
8.8 Ásperidad
8.8 Brutalidad
8.8

Alegría y buenos alimentos en forma de bastardos musicales como son Traidor. Increíble su debut, de cuatro temas nada más, pero suficientes para romperse alma, cervicales, dientes, molares… Con sludge, principalmente, sucio y contundente, un punk cerdo, que pincha y se introduce por nuestras cavidades, y el crust -por momentos-, nuestro de cada día, vital para entender más que nunca la sociedad actual, estos valencianos, han creado un holocausto musical salvaje, muy áspero y de altas y sinceras dosis de un metal, que, personalmente, muy de vez en cuando, echo en falta. Calidad, visceralidad y potencia, además, reivindicando (gritando) una verdad tras otra. “Solo quiero matarte. La oscuridad me llena. Por eso me como…”

No había tenido la oportunidad de escucharlos hasta ya entrado este 2019, pero, de forma rotunda, hubieran estado entre lo mejor del metal nacional en 2018 en esta humilde web del underground. Su agresividad es viciosa. Su rotundidad con los instrumentos, es de brutal a explosiva. Las voces de Huevo y Xiu, desgarradoras. La unión de los tres, porque es maravilloso que una banda de tres tipos saque esta rabia tan descomunal -adorable, vamos- a través de sus herramientas, es para arrodillarse, y, posteriormente, dejarse abducir por bloques de sonidos donde solo se escuche: bastardo, traidor, violento y holocausto. Cuatro adjetivos, ‘dulces y agradables’, elegidos para el título de cada una de sus canciones con las que mostrar al mundo quiénes son y cómo se las gastan.

Es indiferente por donde se comience a escuchar el disco, la marca Traidor se va a encontrar en todos y cada uno de los minutos que dura el trabajo, treinta y dos, concretamente. Media hora de exasperación musical y lírica, producida por este puto mundo en el que vivimos, y que estos valencianos, de forma magistral, han sabido plasmar en Holocausto cotidiano. Un trabajo, que se muestra con un artwork ideal, pero crudo y triste. Una fotografía (cedida por www.filmingforliberation.com) de uno de los miles y miles de mataderos que explotan el mundo animal. Una portada, que da pie a lo que dentro (inserto), es un trabajo hecho con gusto y bien explicado. Odio, rabia y mucha impotencia. Pero que se arregla cuando pones la aguja sobre el vinilo y comienzan a sonar los acordes (¿acordes?) de Traidor.

Bastardo” abre el trabajo, y desde el primer instante, la incomodidad se apodera de ti. Más de siete minutos donde cuerdas y percusión, con unas voces de compañeras, que gritan al mundo de forma agónica, explican cómo se debe de hacer música rotunda, fulminante y malsana. Esto es sludge de arriba abajo y de una calidad pasmosa -y de aplastamiento craneal absoluto-. Persuasión de principio a fin. Tres músicos en estado de gracia sacando absolutamente todo de su interior. Luego, por ejemplo, el tema que le precede al arranque, “Traidor”, tiene un comienzo menos bruto -por llamarlo de alguna manera-, con acordes de guitarra que parecen anunciar el fin de algo, pero insinuando lo contrario. Pero no, eso se acaba cuando aparecen Txarli y huevo con lo suyo, y entonces, es cuando comienza el verdadero rodillo triturador que son. Ocho minutos de traición, y eso duele mucho, como el tema de estos. Una condena y estridencia sonora dignísima de estar al lado del más grande de todos los bastardos y traicioneros seres que habitan sobre este planeta.

En “Violento”, se nos habla de si se comparte violencia, violencia tendremos. Y musicalmente, este tema, es eso, violencia. Violencia contra todo. Violencia contra todos. Otros ocho minutos, esta vez, con riffs perturbadores y lentos, hasta que se olvidan de la lentitud, meten la octava, y endemoniadamente, sorprenden con ritmos apocalípticos. Una nueva pieza para no dejar de escuchar en tus días de odio eterno. Traidor, aquí, siguen con lo desabrido de su estilo y lo tosco que ellos consiguen hacerlo. Otra perla más de furia. Otra joya más de carácter abrupto. Y para finalizar, si quitamos el “Outro”, un minuto y medio de cuerdas que hacen nada más que incomodar y atemorizar, (y que serían cinco temas y no cuatro, jeje), vamos con “Holocausto”, canción que ponerse cada mañana al despertar. Con ella, nos llegará el culmen de una vida de angustia y exterminio. Con ella, nacerá, por fin, el puto despertar de un humano descorazonado. Con ella, nacerá la vida de todo aquello que matamos. Un holocausto cotidiano muy social, y, musicalmente, grandioso. El ritmo de esta última pieza, está en medio de querer saltar por los aires, pero de forma milagrosa, se contiene (no del todo) con muchísima rabia, y transcurre nota tras nota, sonando “asesinos, asesinas”.

Holocausto cotidiano es un navajazo desgarrador, musicalmente hablando, asombroso. Líricamente (el verdadero mensaje de todo esto), alentador. Un disco indómito. Una banda esplendida.


Enlaces de Traidor

Facebook   Bandcamp

Sellos que han editado el álbum

In My Heart Empire   Domestic System   Hecatombre Records   Discos Macarras

Escrito por
Más sobre David López

Wormrot – Abuse – (2009)

  Grindcore y del BUENO venido de Singapur. Grindcore de toda la...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.