Melmak – “Pig Songs” EP (2015)

portadamelmak

[Sludge]

Es tan cierto como verídico y real, que sólo hace falta escuchar un par de veces el trabajo, perdón, el brutal trabajo, Pig Songs, del dúo de Sopelana (Bilbao), Melmak, para arrodillarse ante ellos y darles las gracias. Cinco cortes que no llegan a los dieciocho minutos –la mayor pega y lástima de esto, la verdad–, para caer rendido, si se es amante al metal duro, crudo y sin miramientos a nada, y percatarse, de que el EP, editado a primeros de este 2015, es grandioso, rabioso, enfermo y curativo. Sin duda, uno de los EP     s del año. Este dúo, formado por Jonan Ander e Igor Etxebarria, allá por 2010, han conseguido aunar la calidad y fuerza necesaria para poder decir a día de hoy, que es una formación con muchísimo futuro dentro del metal extremo de este país. El por qué, es evidente: “Pig Songs”.

melmakbanda

Después de dos EPs y un larga duración, el sonido de Melmak, desemboca con fuerza y agresividad en cinco temas exquisitos, deslumbrantes, poderosos, mágicos y sorprendentes. Jonan, vocalista y guitarrista, un frontman todopoderoso, capaz de derrumbar muros y resquebrajar cimientos, que grita y canta de manera espectacular, le da a la guitarra la consistencia y contundencia adecuada, para acompañar al otro miembro de la banda y conseguir así la mezcla perfecta. Igor, por su lado, machaca, literalmente, bombo, caja, platillos y lo que se le ponga delante. Sólo una guitarra, la voz y el baterista, para demostrar que no hace falta nada más. ¡Asombroso!

Desde su “Live Dead”, demoledor, hasta su “Piggery”, que alerta del fin de la humanidad, con una voz partida, por momentos –genial el trozo donde esa voz es más “melódica”–, y distorsión para que sangren los oídos, “Pig Songs”, se sube el solito a los altares del metal para no bajarle nadie con ninguna otra propuesta. Su mestizaje musical, es una gozada. A quien más me recuerdan es a la banda estadounidense, Black Cobra. Beben bien de diferentes estilos y bandas, pero con la mencionada, es con la que mejor se puede asociar su sonido. Momentos de subidón que inyectan la adrenalina suficiente como para aniquilar y arrasar y, otros, en los que, sin alejarse mucho de esa tensión, calman un poco los instrumentos, dándole una vertiente interesante y necesaria en esto del metal. El primer corte, es un claro ejemplo de ello. En el segundo, “Compulsion”, con un alocado Jonan haciendo de su voz un auténtico frontón de diversas fuentes vocales, y, un Igor poseído soltando todo… En serio, un jugoso y puto placer. Los siguientes cortes, “Abyss” y “Suffering Is A Pleasure”, es un in crescendo sin vistas a un final claro. La cordura se pierde muchos minutos atrás, pero es que a estas alturas, lo único que vale y existe, es la propagación de un estado emocional caótico. Los cuatro minutos y pico que dura “Abyss”, son el fiel reflejo de una capacidad compositiva y de elaboración musical, “abyssssmall”. Música potente y rabiosa llevada a un clímax donde lo único que sirve es disfrutar y cabecear. “Suffering Is A Pleasure”, como bien indica el nombre, es el amargo y delicioso sufrimiento que impacta sobre la cara de todos aquellos que se echen encima a estas dos bestias del metal vasco. Dos minutos y medio que dejan boquiabierto a un servidor y del que sólo salen halagos. Bestialidad y contundencia.

Melmak consiguen que se crea en el buen y duro metal hecho aquí. Con sus escuchas, porque se le dan muchas y todas van a mejor, la evidencia de que es una bandaza con un pedazo de trabajo, es indudable. Gran gusto por la música, consiguiendo llevar su estilo, calidad instrumental y una voz acojonante, a niveles altísimos.

Bandcamp

Facebook

Web

Twitter

Etiquetas
Escrito por
Más sobre David López

Fistula – Goat Brothel – Adelanto de “Vermin Prolificus”.

Lo nuevo de Fistula está a la vuelta de la esquina. Se...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.