Pylar – “Horror Cósmyco” (2019)

Pylar - "Horror Cósmyco" (2019)

Valoración

9 Experimentación
8.7 Calidad
8.7 Horror
8.8

¿A qué suena la nada en el espacio más oscuro y recóndito existente? Es posible que a terror, a terror cósmico, pero ¿cómo es ese sonido concretamente si la nada es nada -¿o no lo es?- y el terror ya sabemos todos lo que es…? Y por supuesto, lo astral queda tan lejos de nuestros sentimientos y visión, que cómo llegar a ello entonces. Pues bien, muy fácil, o diría que casi fácil, tras escuchar el nuevo trabajo de los sevillanos Pylar. Horror Cósmyco es su última obra, álbum donde continúan con la experimentación más visceral, oscura, contundente y que deja sin posibilidad de reacción a todo aquel que se atreva con él. Cuatro temas, donde esta vez hay una novedad bastante notoria con las letras, son obra de Francisco-Jota Pérez (autor de Endo, Teratoma… Textos abisales, como bien recalcan. Y la portada y resto de arte del trabajo es cosa de Gonzalo Santana, otro pincel que consigue que Horror Cosmyco sea un alegato al dolor y el horror, a la confusión y al surrealismo puro. Todo esto, música, letras y arte, hacen del último trabajo de unos inigualables y casi inclasificables Pylar, que uno se tenga que poner el mono de trabajo y enfangarse en sonoridades que agrietan la mente, el sacro y el alma.

Abismo negro. Pesadilla mortuoria

Los cuatro cortes que componen esta obra, se meten en los cuarenta minutos como el no quiere la cosa (unas duraciones bellísimas, interestelares). Es decir, suficiente tarea para indagar, una vez más, en tierras cada vez más desconocidas, o más bien, en un espacio donde flotar a ritmo de sus increíbles composiciones jodidamente abstractas (nunca paro de imaginar los ensayos de estos chicos) llenas de poder, misterio y doom cósmyco -también se lucen con ritmos acelerados dándole otro punto de intensidad y ferocidad a un conglomerado, que no deja tiempo astral para responder-.

Su ancestralidad, su abismo negro, la pesadilla mortuoria, o la nada que se cierne sobre el oyente con tenebrosas armonías, consigue noquear cualquier estimulo, como ya les sucedió a Sam Neil y Laurence Fishburne en Horizonte Final. Y al igual que estos protagonistas en la película de Paul W.S Anderson, el valiente con Horror Cósmyco, sufre el terror que Pylar consigue crear con una facilidad asombrosa. El álbum es una orquesta de sonidos que perturban la psique humanoide. Ruidos y gritos para espantar fantasmas hilados con cada una de las notas del disco. Minutos de terror musical (cuando se pongan el corte tres, “Negros abismos sueñan mi muerte”, ya sabrán de lo que hablo), o rituales de navajas, espadas, fuego y un espacio en la nada, en el cosmos, con el que quedarse desnudo ante tanto horror musical de muchísima profundidad y calidad.

Y ya para terminar, el disco se cierra con un corte, “Tenebrosa Armonía”, que nos traslada al Beyond the black rainbow de Panos Cosmatos sin remedio alguno. A esta cinta, encargándose de la música, les acompañaba una gente llamada Sinoia Caves -hagamos reverencia-. Se acaba de abrir el cosmos, Pylar acaba de succionar hasta la última de las estrellas con unas guitarras, con una instrumentalización y con un comandante en pleno delirio, que se escurren los sistemas solares por el agujero negro que todo lo traga, y que nada deja, tras un horror cósmyco abismal y sobrenatural.

Reseñas de “Pyedra” y “A ella te conduce la sagrada espyral


PYLAR links

Facebook   Bandcamp   Sello

Escrito por
Más sobre David López

Entrevista a Otus.

Tras el nombre de Otus, se encuentra Juan Domínguez, miembro y fundador...
Leer más

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.