Vaee Solis – “Adversarial Light” (2015)

Adversarial light

           [Blackened/Doom]

Ahora no voy a descubrir nada nuevo diciendo que hay que mamarse un disco para sacarle hasta la última gota de su esencia. Que escucha tras escucha sirve para exprimir el disco de forma que, a la hora de escribir, tengas las cosas claras sobre él. Con esta banda portuguesa, Vaee Solis, y su fantástico, poderoso y crudo debut, Adversarial Light, ha pasado algo así. Escuchado, injerido y asimilado ha quedado.

Banda originaria de Lisboa y Oporto (Portugal), formada en el 2014 por cuatro miembros: João Galrito (bajo), João Seixas (batería), Filipe Azevedo (guitarra) y Sofia Loureiro (voz). Componentes también de otras bandas que desembocan en esta cojonuda mezcla de Black/Doom lento, pesado, asfixiante y maravillosamente opresivo. Tanto la música como la voz, rondan el notable y la excelencia. Con un sonido claro y limpio en la producción, nos dejan seis cortes en un primer álbum, que nada tiene que ver con los campos llenos de amapolas, frescas brisas y días soleados. Un disco taladrante, machacón y perfectamente perturbador. Escuchando el disco, metiéndote dentro de él, desaparece todo augurio de luz y frescura. Te sumergirás en la catatonia. Sufrirás la paralización permanente de tu riego cerebral y dejarás de poder comunicarte con el exterior. Es adorable y encantadora la amargura y rabia que desprende. Sus muy parecidas bases de guitarra en cada uno de los temas –como si de un mismo tema de treinta minutos se tratara–, el impresionante y acojonante registro vocal de Sofia –de lo que más me gusta del disco–, una batería, marcando, y bien, cada uno de los ritmos y estados, hacen de este trabajo, que sea uno de los importantes del año en cuanto a metal extremo se refiere. Y como todo, lo bueno, se hace muy corto.

Vaee Solis

Sus seis temas no llegan a los cuarenta minutos. Desde la apertura del álbum con una brutal, “Saturn’s Storm”, que pone sobre la mesa todos los cubiertos, platos, carne y hasta el postre, café y puro. Su agresividad, asperidad y desolación corporal que deja en uno, es más que gratificante. ¡No se puede empezar con tantísimo acierto y bestialidad! Casi siete minutos de puro ritual satánico a ritmo de acordes malignos, caóticos y una voz que te dejará petrificado y convencido de que el mal existe. Hasta el cierre con “Cosmocrat”, diez minutos que sirven para hundirte más en la agonía y búsqueda de respuestas que Vaee Solis te proponen. El segundo corte, que da título al álbum, “Adversarial light”, es una continuación de su predecesora, empeorando más el estado anímico del oyente y consagrando poco a poco a una absoluta revelación musical. Comienza con una línea de bajo que augura algo no muy bueno, dejando el testigo a Sofia para que nuevamente, caigas en la fosa del odio y la desesperación. Poco más de siete minutos de auténtica vesania donde pueden pasar dos cosas: o querrás encontrar la salida del lugar en el que te has metido, o te involucrarás tanto, que lo único que podrás hacer, es seguir asimilando lo que te estás comiendo. Llegados al tercer corte, que sigue en la línea de lo escuchado, como he dicho, nos topamos con la misma furia y agresividad, pero con un toque y contundencia mayor, si cabe. “Ennoia”, el tema en cuestión, viene a matarnos del todo. La violencia e incomodidad que la banda consigue crear en todo su conjunto, es aumentada notablemente en el epicentro del trabajo. Se consiguen cotas de desprecio y vehemencia insuperables. ¡Algo increíble y magnífico! El disco, lento pero sin pausa, va sembrando semillas de nocividad cerebral. Un producto que resultará tener un gran sabor y un apasionado disfrute. Los dos temas que faltan por comentar: “Feral Isolation” y “♎”, vienen a engordar más el caos que se sufre de manera gozosa con este abrumador y esperanzador álbum.

Un primer disco, enorme. Sólo queda verlos en directo para ver que tal llevan su malignidad al escenario y esperar que sus siguientes discos estén a la altura de su comienzo o por encima.

Facebook

Bandcamp

Sello y compra

Etiquetas
, ,
Escrito por
Más sobre David López

Dead in the water – Echoes in the ruins – (2007)

  Black metal atmosférico y doom metal crudo y opresivo. Seis temas...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.