Black Mastiff “Pyramids” (2012)

Black Mastiff son un trío de Edmonton, Alberta, que desde 2010 con su homónimo, y Pyramids, del que les voy a hablar, vienen haciendo un delicioso rock psicodélico, un poquito de stoner, blues, y dulces melodías que más pronto que tarde, terminarán por colarse entre tus inquietos gustos por la música. Una calidad más que evidente que podrás encontrar entre sus nueve temas de este Pyramids. Ritmos para menear cabeza y cintura. Acordes y sonidos que inevitablemente te transportarán a escenarios donde la excitación y evacuación corporal, serán de vital importancia. Atmósferas que sin imaginarlo, llenarán tu mente de húmedos momentos de rock y bluessss.

Pyramids no llega a los cuarenta minutos, pero son más que suficientes para que su escucha surja efecto. Sus dotes como músicos son de niveles bien altos. Desde Pyramids –primer corte– hasta What tomorrow is –último corte–, todo está confeccionado de forma que las subidas y bajadas te introduzcan y muevan al ritmo que ellos han elaborado tema a tema, y seducirte sin que lo quieras. Tras abrir con cortantes ritmos de psicodelia y melancolía de tres minutos de duración con el tema que da nombre al álbum, Pyramids, y dejarte boquiabierto por su evolución, pasaremos al segundo corte, Rolling. Este es puro rock, pura melodía guitarrera y con unas voces a coro, magistrales. Sin duda, una de mis piezas favoritas de este fantástico y exquisito disco.

black mastiff banda

El tercero de los temas, Stoned Wolves, con una intro muy stoner, unos sonidos densos, y una voz, que se te pegará (es más, te hará recordar a Alice In Chains tanto en la música como en la voz de Layne Staley), tiene un avance durante cinco minutos que pasará de stonianos riffs a juguetonas guitaras, dejando un tema con diferentes señas de su estilo. The Road, el cuarto corte, es un eléctrico y trepidante escupitajo de dos minutos lleno de rock lanzado sobre tus ojos. Aquí se olvidan del blues y la psicodelia, para pegarte todo lo fuerte y rápido que ellos gustan.

En adelante, abriendo Dog, el quinto tema, y una especie de segunda parte de este disco, volveremos -seguiremos- a degustar con maestría notas de blues/rock que son de lo mejor que podremos escuchar en el álbum. Ritmos que coquetean con los sueños y la armoniosa tranquilidad de unos rasgueos de guitarra que nos harán caminar sobre un esponjoso y gris algodón. ¡Para disfrutar!

La continuación del disco y hasta su final, son más minutos donde su sello de identidad ya lo tendrás tan marcado y aprendido, que sólo querrás disfrutar una y otra vez. Referencias de solistas como Jeff Buckley y su inconfundible voz, con el tema Blindness, u otras como AIC mencionada anteriormente. Un álbum, que según termina, acabará también por calmarte y complacerte agradablemente.

Para esta primavera tendremos el que será su nuevo álbum de estudio.

Bandcamp || Web

Escrito por
Más sobre David López

Crónica: Spain Grind Fest 3, Sala Babel (Alicante)

Un festival revitalizador, aniquilador, fabuloso y necesario. Un festival Grind.
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.