Wiegedood – “De Doden Hebben Het Goed” (2015)

Wiegedood es una incursión en el metal devastadora y sorprendente. Unos chicos de Ghent, Bélgica, con un primer trabajo, De Doden Hebben Het Goed, que lo tiene todo, y por una vez, no diré que sus cuatro únicos temas son un punto negativo, porque es tan jodidamente bueno que, no da para pensar en otra cosa. Black metal punzante unido a dulces pasajes melódicos y desoladores, hacen de este álbum, un espectáculo sonoro de una grandeza inigualable, loable y adorable. Sus treinta ocho y mágicos minutos, son culpa de tres tipos inquietos y dispuestos a consagrarse más aún en la escena ‘metal’ en Bélgica. When Gilles Demolder (Oathbreaker), Wim (Rise and Fall) y Levy Seynaeve (Amenra y Hessian) deciden juntarse para crear un proyecto que hable bien alto y por sí solo. Wiegedood, que en holandés vendría a ser: SIDS (Síndrome de muerte súbita infantil), no es más que el punto de partida de una vida triste y llena de amargura.

El disco se abre con “Svanesang”, trece minutos de poder irrompible, garra, velocidad y soledad. Fascinante su capacidad para hacer que se entregue hasta la última gota de sangre y asombroso, el desgaste emocional cuando nos regalan las frías, cortantes y áridas melodías de un primer corte, abrumador. En su duración está la esencia de esta nueva banda: dos momentos -estados- perfectamente hilados, dando una compacta y bella pieza de black metal, atmosferas y tristeza. “Kwaad Bloed”, segundo corte, y siete minutos de extrema y feroz agresividad. El nivel sigue por donde lo deja el tema de apertura, pero apuntillándose aquí la parte más carnal de la banda. Ni un solo instante de desconexión con el amargor de la vida, lo rápida de ella y con una contundencia ensordecedora y sonrojante. Su minuto último, es el remate para terminar desvaneciéndose entre sus tranquilos punteos y una voz quebrada, la de Levy Seynaeve, que se aleja para ahondar más en la profunda balsa de la maravillosa aflicción que provoca.

Tras la primera parte del trabajo escuchado, se llega a los dos restantes cortes. Momento este para saber si se sigue o se abandona. El disco ya hará que te quedes enganchado, literalmente. El tercero de los temas, el que da nombre a esta obra, “De Doden Hebben Het Goed”, es el más corto, pero el más significante y de donde se saca toda la esencia de estos belgas. Sus brutales melodías con unas cuerdas, de bajo y guitarra, que echan fuego, más una batería que lo sustenta todo con un tempo controlado y acorde a la rabia inducida por estas, son el vestigio de un trio demoledor y rompedor. Emoción, apego, rabia, persuasión… Todos los ingredientes para un resultado sobresaliente. El álbum termina con once minutos y con toda esperanza, si existía antes de comenzar, de poder sobrevivir a cualquier estilo de vida hasta ahora conocido como felicidad. “Onder.Gaan | Voznesenie” continua por las mismas directrices que sus predecesoras: crudeza, autoridad musical, contundencia, visceralidad vocal (también evocadora) y una hermosa y anhelada melancolía tan grande como el disco de estos señores.

Un descarnado y brutal trabajo donde, una vez más, dos fuerzas opuestas demuestran que, pueden ser lo mejor, para agradar a personas necesitadas de esta riqueza musical.

Band links:   Facebook   Bandcamp   Label

Escrito por
Más sobre David López

Cannibal Corpse – Evisceration Plague –

  Aplastante, demoledor, atronador. Ritmos capaces de levantar a un  muerto de...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.