Pylar – “Pyedra” (2016)

Miedo, interés y una experiencia única.

Valoraciones

7 Potencia
9 Ocultismo
7 Elaboración
7 Calidad
7.5

No es hasta entonces, cuando se tropieza con su piedras, que te das cuenta de que éstas, son diferentes, que no solamente sirven para estar tiradas en el suelo, ser parte decorativa de un algo o ser lanzadas con algún maléfico fin. No es hasta entonces, que se descubre, que tienen un sonido que cubre su cara exterior, y que dentro de ellas, hay algo mucho mejor. Suenan, de forma experimental: suenan, aturden y consiguen atrapar de forma misteriosa, como cuando hablan. Porque también hablan, cuentan historias de templos, tumbas y senderos. Lugares estos, construidos con grandes piedras -megalitos-. No es hasta entonces, cuando se cae en la cuenta, de que está sonando el nuevo álbum de Pylar, Pyedra, y se descubre, que sus cuatro temas, están dedicados a la piedra como símbolo cósmico de las culturas megalíticas. Y es entonces, cuando se es parte de la densidad y experimentación musical de estos, que la vida, puede llevarte a través de un camino existencial hasta perecer bajo un templo o ser el dios del mismo.

Pylar, de los que nunca he contado nada en Reigns The Chaos, se forman en 2012 con miembros de Blooming Látigo y ex componentes de Orthodox, aunque realmente no se sabe quién está detrás del enigmático colectivo, que se inspira en las religiones prehistóricas y las ciencias ocultas, y escoden sus identidades tras máscaras y ropajes ceremoniales. Pero qué más da, si lo importante realmente, es lo que cuentan y de la forman en la que lo hacen.

 

Su disco debut, Poderoso se alza en my, se publicó el 1 de noviembre de 2013 con Knockturne Records. El 1 de mayo de 2015, publican su segundo disco, He venydo a reclamar my trono. Y el 20 de marzo de 2016, Pylar, publica La gran obra, un EP editado formato cassette, formado por dos extensos temas -aquí todo es extenso- donde el grupo acude a la alquimia como fuente de inspiración. En él, transmutan el metal en un experimento sonoro que no tiene comparación en cuanto a sus objetivos, y donde se vuelven a enfrentar a elementos tan arcanos, como el olvidado lenguaje de los colores y su oscura simbología esotérica.

Un disco de complicado acceso en su primera escucha. Ni para los más hechos a la experimentación y el metal unidos. Es, después de unas escuchas con paciencia y, sabiendo que la vida queda expuesta a cambiar por completo, cuando se despierta en su tierra -en la de Pylar y su Pyedra– de guitarras monolíticas y baterías tectónicas. Y es en este momento, cuando uno se encuentra dentro de la gravedad eterna, cuando se empieza a saborear y comprender el majestuoso mensaje o significado del álbum. Contundencia musical con cuerdas, vientos y percusión, dotando al disco, de un abrumador ambiente de embriaguez y perturbación, simplemente magistral. Cánticos –y gritos caóticos y desgarradores- que hablan de menhires, meteoros y monolitos, creando un acceso a una época, donde el espacio y la muerte, eran uno. Porque el paso de sus minutos, desde que comienza el disco con “Menga” y hasta su final con “Meteoros” -apoteósico tema final para cerrar tal obra-, es algo de una grandeza equiparable al Stargate y el mundo que espera tras cruzarlo. Cuarenta minutos salvajes por la forma de contar una historia, que se postula a ser épica y recordada por siglos.

Pyedra está lleno de sorpresas, de increíbles y oscuras sorpresas. De sonidos vibratorios, pero que hacen vibrar de verdad, e historias en lenguas secretas que cuentan la única forma de enfrentarse al terror cósmico. De sonidos que te envuelven en mantas de nailon negro. De subconscientes que se rebelan. De un único viaje, que con casi toda seguridad, no tendrá billete de vuelta. De paranoias ancestrales, que no solamente trastocan la mente, sino de todo ser viviente que haya dentro de uno mismo.

Miedo, interés y una experiencia única, es lo que se crea, después de escuchar una maravilla como la que los chicos enigmáticos del sur de España, Pyedra -si es que son del sur y de este país-, han creado.

[Experimental/Doom/Psychdelic/Atmosférico]

Links:

Facebook   Bandcamp   Sello (compra)

Escrito por
Más sobre David López

Mozergush – Fairytale alcotrips [demo] – (2007)

Primer álbum de la banda ucraniana de doom y stoner psicodélico. Editado...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.