Primitive Man – “Caustic” (2017)

Terrorismo auditivo. Sonoridad caótica. Brutalidad musical. Maestría.

Valoración

9 Extremismo
9 Violencia
9 Calidad
9 Hostilidad
9

Antes de nada, un álbum como Caustic, para todo aquel que ame el metal extremo de forma literal, es su mina de oro personal. Es abrasivo, corrosivo, crudo, potente, animal… y así, todos los adjetivos que a una música, pero de verdad, dura, se les pueda otorgar. Y es que, un disco de estas características, con setenta y siete minutos de duración, con temas que superan los diez minutos, y una contundencia descomunal, que pocas bandas lo consiguen, lo convierten en un pilar fijo e inamovible dentro de la historia del metal extremo -sí-. A esto, y para que valga todo lo que estoy diciendo, a parte de caña bestia, debe de haber calidad, y la hay, no lo dudéis. La hay por igual.

Doce temas que quitan el hipo, cortan el aire y raspan la piel. Una brutalidad que no han tenido reparo en trabajarlo y trabajarlo, hasta tenerlo listo para servir. Cuatro años son los que han pasado desde que debutaran con Scorn (2013), habiendo splits, demos, singles y EPs entre medias y mientras tanto. Pero ahora, en plan demoledor, este Caustic, les puede poner en todos esos sitios deseados donde aún no habían llegado -como si fuese ese el problema-. Puede que sea uno de los discos del año, y si no, a buen recaudo, eso seguro, será un disco imprescindible de aquí en adelante. ¡Muy imprescindible! Disco grabado y producido por Dave Otero (Cobalt, Cephalic Carnage, Cattle Decapitation) en Flatline Audio. Ha sido editado por Relapse Records el 6 de octubre de 2017.

Violencia musical y aplastamiento cerebral para empezar con “My Will” (“When the last light, burns out in your dense skull. I´ll inhale the smoke. That comes from your burnt bone. Unrecognizable”). Sigue tal locura y hostilidad con “Victim” (“I broke your heart. I crushed your dreams. I took them. They are mine. And they are worthless”). Dos temas donde la guturalidad de Ethan McCarthy queda patente de que es algo única. Un arranque, donde la guitarra (McCarthy) baja al fondo del infierno, y bajo y batería, Campos y Linden, respectivamente, llevan sus armas al terreno de la desesperación y aniquilación total. Con estas dos canciones solamente, se nota todo lo ambicioso que es este trabajo. Una gran muralla de caos y salvajismo sin medias tintas. Para saborearlo e inyectárselo directo a la vena.

El cuarto de los temas, “Commerce”, es el primero de los tres que superan los diez minutos. Aquí hay para todo. Visceralidad, abismo neuronal y crueldad musical. Es que es música violenta, es música que causa dolor, es música para hacerse fuerte o morir. “Desfigured”, otra del trono de oro, es otro ejemplo más de música sucia, incomoda, ultra machacona y densa. En él, como en el resto del álbum, sus letras, ayudan a convertirlo todo más agrio, si cabe. El clima social, las luchas personales, la corrupción… “Inevitable”, el tercero de los diez y penúltimo del álbum, te pone en la más honda de las fosas sonoras que puedas probar. Una vez más, su trio, ejerce toda su fuerza y rabia para regalarnos un corte angustioso, triturador y pesado. Lo dicho, Primitive Man son la música hecha violencia. Tensión, vehemencia y una violación parar los oídos y sentidos, bárbara y única. El resto de canciones son de la misma insalubridad y dureza. Da lo mismo donde caigas, el dolor será el mismo o mayor: “Tepid”, “Sterility” (ojo con ésta)…

 

Terrorismo auditivo. Sonoridad caótica. Brutalidad musical. Maestría.

Primitive Man: Facebook   Bandcamp   Web

Sello: Relapse Records

Escrito por
Más sobre David López

Mono Caníbal – Mono Caníbal (2017)

El disco, recorre diferentes estados psíquicos y plataformas sonoras en las que...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.