Moratalla Metal Fest (4/03/2017)

La comarca del Noroeste (Murcia) necesita de este tipo de festivales para seguir disfrutando y apoyando la escena.

Fue una noche fría y oscura, más típica de cualquier ciudad norteña de España o de Europa, pero lo era de una localidad situada en el Noroeste murciano, Moratalla. Se celebraba el Moratalla Metal Fest, y el ambiente, algo similar al clima, intentó que la noche se calentara todo lo posible y se quedara una velada bonita cargada de buen rollo y mucho metal. Y así fue, con poco público, pero dándolo todo el allí asistente, la velada comenzó a las 23:30 horas, algo más tarde de lo anunciado, con los murcianos Virgin Turkey, y finalizó con los tarraconenses Between The Frost, cerca de las 04:00 de la mañana.

Thrash, Death, Black y metal contundente, es lo que las cuatro bandas que formaban el cartel: Virgin Turkey, DeathIllusion, Blaxem y Between The Frost, nos ofrecieron aquella noche. Puestas en escenas, por parte de alguna de las formaciones, muy pintorescas, siniestras y maléficas, hicieron que la noche se hiciera amena, divertida e interesante. Destacar en este aspecto, a los granadinos DeathIllusion, y al cantante, Rafa, de Between The Frost. Sin duda, este último, lo mejor de toda la noche. Un frontman y showman en toda regla.

Los encargados de abril la lata, como digo, fueron los chicos de Alhama de Murcia, Virgin Turkey. Su thrash metal, hizo que la sala enloqueciera gracias a sus vertiginosos y cortantes ritmos. La explosión y descarga metálica que se marcaron, sirvió para que ninguna de las bandas restantes, pudieran superar su show (opinión personal). Su set list, intenso de principio a fin, fue crepuscular, jodidamente metálico y fiel al mensaje que llevan como banda. Canciones como: “Walking down the line”, “They sell us smog”, “Revenge”, “Blessed lust”, “Future evil”, o la versión “Killing is my business”, de (Megadeth), fueron su gran baza en la noche metalera moratallera.

 

Virgin Turkey por Marisol Huertas.
Virgin Turkey por Marisol Huertas.

Los siguientes, fueron sus vecinos, territorialmente hablando, DeathIllusion. Venidos de granada, y no solo con sus instrumentos, esta banda de death/black, puso la siniestralidad sobre el escenario. Velas, pinturas, simbologías, tenuidad… sirvió, de forma estética, para acompañar a su show musical. Un concierto, en el que hubo más y menos intensidad, un frontman, que demostró tener buenas cuerdas para hacer unos guturales bastante interesantes, y unos ritmos, que iban y venían, movidos por unos músicos que lo dieron todo. Su set list estuvo compuesto por cortes como: “Invisible lights”, “Sitra Ahra”, “Reflections of black ink”, la versión de Black Sabbath, “N.I.B”, que les quedó de muerte, o “Falxifer”, con la que cerraron.

Desde Chile, venían Blaxem, que por primera vez, cruzaban el charco para hacer una gira por la península, con conciertos en España y Portugal. Una banda, claramente influenciada por bandas como Metallica, Pantera, Sepultura, Machine Head, Gojira… se marcó un pequeño concierto (sensación buena, pero corta) de puro y auténtico metal. Unos chicos, muy jóvenes, con un futuro alarmantemente prometedor, hicieron que los asistentes, cuando la noche ya pisaba la madrugada, volvieran a encender el piloto ‘metálico’ y disfrutaran sin medias tintas, de una descarga realmente disfrutable. Parte del guión, y perteneciente a su álbum, Who cares, de esa noche, fue el siguiente: “Who cares“, “Judgement“, “Knowledge of war“,  “Hardest fears” y “Hated view“.

Y para cerrar la noche, el black metal crudo y añejo de Between The Frost. Su show, con cortes como: “Inmortalized darkness”, “Between unseen veils os the cosmogenesis”, “Realms of desolation” “Lost in immersity of time”, “Under the stellar night of the first”, “Even death may die” o “My cristal tower”, con la que cerraron, fue el punto y final perfecto para el mini festival, por su espectáculo, potencia y crudeza. Pero claro, no para irse a la cama, ya que hicieron que la sangre se revolucionara y casi explotara. Vamos, unos veteranísimos músicos hacedores de un muy buen black y death metal, que se cascaron un conciertazo, dejando al público sanado de cualquier maleficio o enfermedad infecciosa. Como he comentado al principio, la palma de oro se la llevó Rafa Frost, por su voz (o voces) y su puesta en escena, que es una maravilla.


Desde Reigns The Chaos se quiere dar las gracias a la amabilidad de las bandas y, por supuesto, al grandísimo trabajo fotográfico realizado por Marisol Huertas, que, una vez más, nos ha dejado plasmar sus instantáneas en nuestra web para poder acompañar la crónica.

Escrito por
Más sobre David López

Absenta – “Eel” (2016)

[Post-Black/Black metal] Quince años son años ya, bastantes en esto de la...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.