Joss Jeffersøn – “Ylem” (2017)

Joss Jeffersøn debutan rompiendo cualquier barrera musical, creando un álbum, simplemente, magistral y delicado.

Valoración

8 Sensibilidad
8 Armonía
8 Calidad
10 Instrumentalización
8.5

El debut de Joss Jeffersøn, banda alicantina con músicos de Horizon, Pyramidal, Mons y Rosy Finch, no podía ser más espectacular en cuanto a sonido, atmosferas y música, en sus cuarenta y ocho minutos de duración. Ylem (sustancia fundamental de la cual procede todo ente de materia, y posiblemente, de donde nació el actual Universo), está compuesto de un precioso y fino rock psicodélico, krautrock y space rock, de altos y lejanos vuelos. Y claro, si se indaga un poco y se ve a cada uno de sus músicos y colaboradores para este estreno, pues el alma puede quedarse congelada. A sus cuatro componentes (Lluís Mas, Miguel A. Sanz, César Tenorio y David Paniagua), fieras, pero fieras con cada uno de sus instrumentos, se le suman gente como Arantxa Martín (saxo), José Cifuentes (flauta), Miguelo Gaitropo (kalimba, bina…)…, y el resultado, como casi he vaticinado nada más comenzar, es una impresionante y notabilísima obra musical de principio a fin.

Un álbum tranquilo, rebosante de paz y armonía, con bellísimas composiciones, melodías, voces y pasajes sonoros para deleitarse sin un punto final. Ylem me recuerda a grandísimas bandas que por los setenta, y más cerca a nosotros, ya escribían la historia de la actual música. Temas como el que abre el álbum, “Eis”, de más de doce minutos, y en cual, se puede encontrar de todo (musicalmente hablando), pero de todo, creo que es el contenedor de la esencia de esta nueva formación, y posiblemente, aquí dentro, esté todo, o casi todo, lo que estos chicos son y quieren llegar a ser. No hay mejor comienzo para una nueva aventura, historia o estilo, que lo que hacen con “Eis”. Se puede volar, bucear, levitar, flotar y alucinar. Si digo que es increíble, me quedo muy corto. Es maestría pura y dura. A este arranque, le siguen “Erde”, “Wasser”, “Schnee” y “Luft”, estas dos últimas, para mí, al mismo nivel, o por encima, de “Eis”.

 

Por destacar algo muy mucho, a tanta clase, locura y amor por uno o varios estilos musicales, este trabajo cuenta con unas voces y coros, que son de escándalo. El último corte, “Luft”, prueba ineludible de lo que menciono, el cual me recuerda muchísimo a Pink Floyd –sí, y es evidente que es por la supremacía de estos músicos- viene a ser como se dice en Francia, crème de la crème, o en España, ‘flor y nata’.

Un álbum de corte experimental magnífico, donde el comienzo sirve para rendirse ante ellos, y su final, para sucumbir.

Enlaces

Facebook   Bandcamp   Twitter

Escrito por
Más sobre David López

Our Subatomic Earth – Infinite – (2009)

    Al parecer, es la culminación de unas ideas musicales y...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.