Joss Jeffersøn – “Ylem” (2017)

Joss Jeffersøn debutan rompiendo cualquier barrera musical, creando un álbum, simplemente, magistral y delicado.

Valoración

8 Sensibilidad
8 Armonía
8 Calidad
10 Instrumentalización
8.5

El debut de Joss Jeffersøn, banda alicantina con músicos de Horizon, Pyramidal, Mons y Rosy Finch, no podía ser más espectacular en cuanto a sonido, atmosferas y música, en sus cuarenta y ocho minutos de duración. Ylem (sustancia fundamental de la cual procede todo ente de materia, y posiblemente, de donde nació el actual Universo), está compuesto de un precioso y fino rock psicodélico, krautrock y space rock, de altos y lejanos vuelos. Y claro, si se indaga un poco y se ve a cada uno de sus músicos y colaboradores para este estreno, pues el alma puede quedarse congelada. A sus cuatro componentes (Lluís Mas, Miguel A. Sanz, César Tenorio y David Paniagua), fieras, pero fieras con cada uno de sus instrumentos, se le suman gente como Arantxa Martín (saxo), José Cifuentes (flauta), Miguelo Gaitropo (kalimba, bina…)…, y el resultado, como casi he vaticinado nada más comenzar, es una impresionante y notabilísima obra musical de principio a fin.

Un álbum tranquilo, rebosante de paz y armonía, con bellísimas composiciones, melodías, voces y pasajes sonoros para deleitarse sin un punto final. Ylem me recuerda a grandísimas bandas que por los setenta, y más cerca a nosotros, ya escribían la historia de la actual música. Temas como el que abre el álbum, “Eis”, de más de doce minutos, y en cual, se puede encontrar de todo (musicalmente hablando), pero de todo, creo que es el contenedor de la esencia de esta nueva formación, y posiblemente, aquí dentro, esté todo, o casi todo, lo que estos chicos son y quieren llegar a ser. No hay mejor comienzo para una nueva aventura, historia o estilo, que lo que hacen con “Eis”. Se puede volar, bucear, levitar, flotar y alucinar. Si digo que es increíble, me quedo muy corto. Es maestría pura y dura. A este arranque, le siguen “Erde”, “Wasser”, “Schnee” y “Luft”, estas dos últimas, para mí, al mismo nivel, o por encima, de “Eis”.

 

Por destacar algo muy mucho, a tanta clase, locura y amor por uno o varios estilos musicales, este trabajo cuenta con unas voces y coros, que son de escándalo. El último corte, “Luft”, prueba ineludible de lo que menciono, el cual me recuerda muchísimo a Pink Floyd –sí, y es evidente que es por la supremacía de estos músicos- viene a ser como se dice en Francia, crème de la crème, o en España, ‘flor y nata’.

Un álbum de corte experimental magnífico, donde el comienzo sirve para rendirse ante ellos, y su final, para sucumbir.

Enlaces

Facebook   Bandcamp   Twitter

Escrito por
Más sobre David López

Barús – “Barús” (2015)

Desde Grenoble, Francia, nos llega el EP homónimo de Barús. Primer trabajo...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.