Hela – “Death May Die” (2017)

Death May Die, crece en tenebrismo e insalubridad. La contundencia se mantiene, pero se experimenta más con ella llevándola a otros espacios donde poder recapacitar para seguir o morir.

Valoración

9 Oscuridad
8 Sentimiento
9 Calidad
9 Instrumentalización
8.8

Me ha costado un poco más de lo que creía, pero finalmente, he podido saborear bien este nuevo trabajo de los alicantinos Hela. Me ha sucedido esto, principalmente, porque noto bastantes cambios en cuanto a su debut con Broken Cross (2013) (reseña aquí). Por ejemplo, la voz. Un cambio muy notable en todos los aspectos. Por ejemplo, las composiciones y música. Manteniendo su base doom con la que rompieron, ahora se adentran en otros parámetros musicales con los que experimentan mucho más, dejándonos ver, aparte del doom, como digo, otras vertientes no tan duras, no con ello convencionales, pero sí abriéndose más a otros mundos por explorar. Mas rock, ¿más heavy? Y también, dentro de su oscuridad nata, este Death May Die, crece en tenebrismo e insalubridad. La contundencia se mantiene, pero experimentan más con ella llevándola a otros espacios donde poder recapacitar para seguir o morir.

Después de esta introducción, que sirve para cimentar los seis nuevos cortes de Hela y estrenar nueva formación, vamos a darle un poco a la miel que se esconde tras estos relatos de doom… y terror. “The Gateway” es el primer corte y con él, las intenciones de estos, quedan clarísimas. El miedo, el horror, la desesperación, la neblina negra…, está muy patente, dándonos casi tres minutos de auténtico pánico sonoro, y, haciéndonos pasar a su relato musical bien advertidos. En él se escuchan voces del más allá, puede que de músicos y experiencias vividas en primera persona, puede que de otras vidas, que de un modo u otro, han llegado a ellos (Hela) para que las cuenten por aquellos que ya no están. El segundo corte, “Mother of Monsters”, se mete en materia muy pronto, nada más comenzar, ya rasgan las cuerdas y se macea la batería de forma seria, para continuar con ritmos machacones y contundentes, acompañados de la polifacética voz de Mireia Porto, convirtiéndolo todo, en un amalgama de sentimientos, de los que difícilmente no se puede quedar afectado. Como dice el título, es la madre de los monstruos y cada uno librará su propia batalla de la mejor forma posible. Sinceramente, escuchando bien el disco, se descubren cosas realmente mágicas y poderosas. Sí, Hela, han cambiado, pero el cambio puede marcar un antes y después en su música.

Perdón por el corte, pero atendiendo bien a la composición y la forma en la qué está desarrollada esta madre de los monstruos, uno ya puede imaginarse la masa que le viene encima. “Touched By Evil”, basta con su traducción, sigue por un derroteros muy parecidos en cuanto a estructura y emociones. Sus músicos le dan pero bien, y Mireia, sigue sumando puntos sin parar. Es inevitable no incidir en este aspecto, pues lleva a Hela a otras dimensiones musicales no imaginables. Ahí, a medio tema más menos, les da por acojonar, y se ponen en plan matador, lanzando verdaderas llamas de fuego y dolor. Lo remata una voz que se te mete por un oído y te sale por el otro, pero esta vez, siendo contrarios a la famosa frase, ésta vez si hace pupa. En serio, escuchar y ver este disco en directo tiene que ser todo un festín para los sentidos. Nos vamos, siempre dentro de un relato misterioso y de horror, de un extremo a otro de nuestra capacidad para soñar y sentir. “Dark Passenger”, nos ahoga más, mucho más, en esos sueños e imaginería cerebral que nos hemos creado desde el comienzo. Diez minutazos de unos nuevos Hela, bien poderosos, bien contundentes, en un estado de gracia componiendo, maravilloso, y, nuevamente, una vocalista, dándole una personalidad brutal a todo el trabajo, de forma inconmensurable. Aquí se llevan la partida estos chicos, la ganan de manera arrolladora. “Dark Passenger” es el tema, es el oscuro pasajero en el que todos nos convertimos sin darnos cuenta, mientras escuchamos, y somos avisados, de que la muerte puede morir. ¡Y tanto! ¡Brutal!

Para finalizar con este oscuro viaje, lleno de rabia, fuerza y pasión, nos queda “Repulsion”, ocho minutos de nada, donde la fuerza y garra por parte de todos, arranca desde el segundo uno y ya no para hasta pasada la mitad del tema, donde se te deja llorar para poder desahogarte y asimilar todo un poco mejor. ¡Increíble! Y el último tema, “Bodies In Hell”, que parece una ametralladora interminable, es un final que agudiza más nuestro dolor y penumbra personal. A Miguel se le van los pies con un doble bombo salido de la Guerra del Cáucaso, Mireia es poseída por el mismísimo demonio, y Julián y Tano, cortan el sentido de la vida con sus cuerdas y la forma en las que las tratan.

Un grandísimo disco que esconde muchísimo oro por pulir. Hacen falta unas escuchas, pero aguantad y descubriréis la gran obra que han creado estos chicos. Hela, espero, ojalá puedan llegar más lejos aún con este nuevo trabajo. Ojalá los pueda subir a escenarios más grandes (o pequeños, eso no importa) y de forma más continuada. Hela puede compararse (aunque esto sea tedioso) a bandas consagradas. Es más, pueden hacer un tú a tú sin problemas, con bandas de la misma rama de esos que vienen de USA o UK y son nuevas también.

 

Facebook   Bandcamp   Web

Sellos

Lay Bare Recordings   Discos Macarras   Cosmic Tentacles   Música Híbrida

Escrito por
Más sobre David López

Kapitan Korsakov “Stuff & Such” (2011)

El segundo trabajo de los bélgas KK es casi una continuación de...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.