Crónica Spain Grind Fest 3.

Un festival revitalizador, aniquilador, fabuloso y necesario. Un festival Grind.

Muchas eran las ganas de meterse al cuerpo la sesión que el Spain Grind Fest podía ofrecer. Y así fue, grindcore en vena, hostias, empujones y un rollo altamente bueno, que dio comienzo a la hora de cenar y que acabó cincos horas y media después (desde las 21:00 horas de la noche del 17, hasta las 01:30 de la madrugada del 18). Así fue como pasé la noche -electrocutado y perturbado-. Así fue como vi, lo que un tipo organizó por amor al metal extremo, para que otros tantos, amantes de lo mismo, pudieran disfrutarlo con pasión. El Spain Grind Fest 3, que finalmente contó con seis bandas, faltaron los murcianos Föehn, se desarrolló con total normalidad, casi cumpliendo sus horarios y con unas actuaciones jodidamente buenas por parte de todas las bandas. Incluso, mi pareja, musicalmente, en el extremo opuesto a esto, se lo pasó en grande y disfrutó de lo que vio y escuchó. Hubo buen merchandising. Hubo fiesta. Hubo ruido. Hubo charlas. Hubo risas. Hubo vida (antes, durante y después de la muerte).

El festival comenzó con los chicos del Ejido (Almería), Convulsions Grindcore, y menuda forma de dar comienzo a todo el cotarro. ¡Brutal! ¡Brutal! y ¡Brutal! No hay mejor adjetivo para contar lo que estos cuatro chicos nos ofrecieron desde el escenario. Presentaron su EP homónimo, que ahora mismo es lo que tienen editado y en venta, quedándose más anchos que largos. De forma contundente, desmenuzaron la cantidad de doce temas -cover incluido- con una puesta escena tremenda y a la altura de su música. Canciones como “Abundante escasez” para abrir el espectáculo, “Esta mierda nunca acaba“, “El abogado necesita un abogado” para la continuación, o  “Cuantas muertes“,  “Consume y calla“, y el cover “No juzguez tanto“, para la parte final, fue el setlist (parte de él, evidentemente) elegido para demostrar, que Convulsions Grindcore no ensayan o graban material para nada. Aquí, si las cosas les salen bien, hay un gran futuro asegurado. Una apertura de festival salvaje y prometedora. ¡Gora Eibar!

Convulsions Grindcore
Convulsions Grindcore

A continuación, al escenario, se subirían Cannibal Ferox, banda grindocore, deathgrind y horrorgrind, de Paterna (Valencia). Un trío musical aplastante por su música, sencillo por su puesta en escena y acojonante por el resultado. Sin palabras que interrumpieran o cortaran la esencia, fueron directos a lo que vinieron, ofeciéndonos una actuación más que notable y remarcable. Brutales en cuanto a la instrumentalización, como guturalmente, por parte de su vocalista/guitarrista, Cannibal Ferox, se marcaron uno de las mejores actuaciones de toda la noche. Algunas de sus preciosas canciones que dejaron revolotear por la sala Babel, fueron: “Ensoñación fétida“, “Enajenacion a traves de la nigromancia“, “Ogroff el mutilador” , “Espiritismo (falso cirujano poseso)” , “Huesos oraculares” , “Hedor a azufre” o el cover de Machetazo, “Tu piel se pudre y cae“. Sin duda, una señora banda.

“Hubo fiesta. Hubo ruido. Hubo risas. Hubo vida (antes, durante y después de la muerte)”.

Momento para cenar y coger muchas fuerzas, porque lo que venía, era una tormenta grind, que pedía estar alimentado. Tocaba volver al Ejido, pero esta vez, para ver un sorprendente trío llamado Rencor. Sí, lo pienso, y todavía alucino de la calidad y brutalidad que sus tres componentes desprendieron segundo tras segundo. Su identidad: grindcore, deathgrind, agonía, violencia… Vaya espectáculo lo de estos tipos, que por desgracia, anunciaron la despedida de su vocalista/bajista (bajista de Convulsions Grindcore). Pero lo dicho, una barbaridad de show que se marcaron, siendo otra de las grandes sorpresas de la noche. No hace falta mucho para arrancar la piel y destrozar los tímpanos, tampoco para ser los culpables de varias contusiones cervicales y la sudor fría que en esos momentos corría por mis venas. Frías de miedo y ardientes por el impacto. Algunas de las joyas que se dejaron caer, fueron: “Indefensión aprendida“, “Sin esperanza, sin futuro” o “Imágenes de muerte y sufrimiento“. Destacar a sus tres componentes como claves en cada una de sus facetas. Pablo, a la batería, una mala bestia ida e indomable. Binky, voces y bajo, sin palabras. El tipo tenía hasta tres registro vocales, más sus dedos sobre el bajo haciendo putas virguerías. Y Voro, guitarra y voz, también, desafiando hasta al mismísimo diablo. Un lujazo poder haber descubierto a esta banda en directo. ¡Muy grandes!

Con un aperitivo musical, que más bien, parecía haber sido un plato fuerte, llegó el momento de ver a los cabeza de cartel, Looking For An Answer. Actuación de estos, sublime. Calidad, potencia, salvajismo y técnica, para dejar a los allí presentes, saciados de grind, hematomas y agotamiento. Un setlist compuesto por veinte temazos: “Nacer, consumir, morir“, “Campo de exterminio“, “Guerra total“, “La matanza“, “Tapias de cementerio“, “Kraken“, “Marcha hacia la extinción“, “La peste roja” o “Escoria“, fueron algunos de ellos… Una lista hecha para la destrucción humana y animal. Dispuesta a arrasar, como así pasó, con todo lo que enfrente se le puso. Unos madrileños, que se curran su grind de forma majestuosa, y que los que pudimos verlos aquella noche, lo sentimos y vivimos de igual forma.

A estas horas ya andábamos metidos en la media noche, ya solo quedaban por saltar y machacarnos del todo, los madrileños Disturbance Project y los tarraconenses Mixomatosis. Los de Madrid, fueron otra de las bandas que hicieron de la sala Babel, una pista de patinaje sobre carne y sangre. Su directo fue descomunal e impactante. Pero cuando digo descomunal e impactante, tómense las palabras al pie de la letra. Temas como “Desprecio Autoritario“, “Exclusión Voluntaria“,  “Mentiras” “Peste Borbónica” “Esbirros” o “Su Democracia” (hubo muchas más, pero sin nombre aún), fueron parte de un setlist abrumador, sin concesiones, sin respetar el sistema nervioso o cardiovascular de los asistentes. Solo caña muy bestia, veloz -al guitarrista aún le deben de doler las manos- y mortal. Un directo atronador y para no olvidar jamás. Por cierto, aquí un servidor, fue golpeado con dos patadas en la cabeza, pero bueno, son cosas del directo y de estar en el ajo. ¡Maravilloso! y ¡fantástico!, ver a la gente volar, ser llevada en andas como si del mismísimo Jesús de Nazaret se tratara, de subirnos al escenario todos de golpe, de importar todo bien poco o nada, de hacer el animal, de dejarse la garganta berreando… ¡Brutal!

“Su identidad: grindcore, deathgrind, agonía, violencia…”

El festival, lo cerrarían tres locos y su trastorno musical y cerebral. Con Mixomatosis, ya metidos en la madrugada, llegaría el desfase y fiesta total. Diecinueve temas -más un bonus track compuesto por un acorde y un berrío -, unos más largos que otros, pero todos cortos, cortos como el tiempo que su frontman duraba de pie sobre el escenario, o sobre él, fue el show de estos. Marc, su cantante, un showman total, poseído por alguna extraña fuerza que apretaba su garganta, piernas y alma, pero que contagió al poco publico que ya quedaba y del que hizo suyo. La propuesta de estos chicos, con una caja que sonaba por encima de la voz de Marc, y creo, que por encima de las nubes que cubrían el cielo de Alicante, fue sangrienta y directa a la yugular.  Cayeron temas como “Neurofibroma Mixoide“, “Perversión Necrófila“, “De víctima a victimario“, “Hacia la destrucción“, “Ansioso placer“, “Carne descompuesta” o “Corrupción polipolítica“. Un final de festival a lo grande.

Mixomatosis
Mixomatosis

Agradecer a Marisol Huertas su trabajo fotográfico y el querer prestarlas a Reigns The Chaos.

Escrito por
Más sobre David López

Atavismo – “Inerte” (2017)

Atavismo, consigue que su música te envuelva, y envuelva, y envuelve sin...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.